Epifanías

en Opinión por

Hoy sí, sociedad civil

Montse Quevedo

A pesar de que Asociaciones Internacionales como la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés), ha promovido en México desde 2006 un sistema integral de auxilio a víctimas al que llamó Alerta Roja, todo ello con la colaboración de la sub-procuraduría especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la FGR así como la Fiscalía Especializada sobre Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas a nivel federal, las cifras y datos de mujeres que sufren algún tipo de violencia, siguen siendo preocupantes y todo esfuerzo nunca es suficiente para conformar un sistema integral de auxilio a víctimas.

De acuerdo al Observatorio Ciudadano de Violencias Contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana, en la zona centro del estado de Veracruz, que comprende la capital xalapeña tan solo de julio a noviembre de 2018 se registraron 67 casos de mujeres que sufrieron algún tipo de violencia, refiero el dato pues si bien la cifra es alarmante, el objetivo principal de las autoridades debería centrarse también en la prevención de los ilícitos cometidos contra mujeres y no solo en el castigo a los delincuentes (cuando llegan a ser capturados), de tal forma que atender, auxiliar, localizar y rescatar a mujeres y niñas que sufren algún acto violento debe ser prioridad para la autoridades municipales, estatales y federales.

Al respecto y ante el terrible panorama de inseguridad que se vive en Veracruz se sabe por los propios colectivos de apoyo a mujeres que muchas víctimas son reclutadas por medio de la fuerza y el engaño por lo cual, nuestras autoridades deberían revisar estadísticas cuantitativas y cualitativas y tomarlas como instrumentos para diseñar programas de prevención e intervención comunitaria y si no fuera mucho pedir, con suerte hasta medir los niveles de impunidad y la calidad de los servicios prestados por los funcionarios estatales en dicha materia.

Por supuesto que el diseño de políticas públicas tanto generales como focalizadas en el sector femenino, debe ser más eficiente pues las nuevas formas de violencia exigen un actuar más rápido y cercano al gremio femenino y esto lo saben los comerciantes y empresarios de la capital del estado, quiénes el pasado domingo 3 de febrero iniciaron una campaña de apoyo y auxilio ante la total irresponsabilidad de las autoridades de los tres órdenes de gobierno de no alertar a las mujeres, jóvenes y niñas acerca de los eventos que ponen en peligro su integridad y activaron así la campaña denominada: “Te ayudamos a llegar segura a casa” que consiste en que cualquier mujer sin importar su condición personal de madre de familia, adolescente, estudiante, etc., que se sienta insegura al caminar por las calles de Xalapa, pueda meterse a cualquiera de estos negocios y pedir auxilio para ser protegida.

Si bien es cierto que el apoyo debe ser coordinado entre sociedad civil que exige y autoridades que brindan medidas, es muy loable y digno de destacar que la iniciativa privada tome cartas en el asunto, pues refleja su participación ante la apatía que muchas veces se manifiesta en diversos sectores, cuando de brindar ayuda se trata.  Bien por la librería Rueca de Gandhi, Taquerías “El Guêro”, Inside Spa, Nissan Xalapa, Diablo Burguer, Los Álamos Botanero, Óptica Kromos, Bonne Sabonne, Anaí Meléndez Salón, Mirrus, Vértice Bar, La Galera Restaurante, Radio Taxi Central, Chuchita Café y Antojería, Restaurante la Otra Mirada, Pastelerías Dauzón, Panams Xalapa, Restaurante los Peppos, Pixán Café-Bar, Café de Nadie, quienes en un hecho sin precedentes en la capital del estado, presentan una estrategia de prevención que resulta esperanzadora y nos hacen ver que la sociedad civil se organiza y va un paso adelante; ahí esta el llamado a las autoridades para coordinarse y coadyuvar generando una amalgama: gobernados y gobernantes.