Palabra de Mujer

en Opinión por

 

Billie J. Parker Méndez

Y no entienden

“Ethos, Pathos, Logos”: Aristóteles

Entre plagios y refritos transcurren las promesas de campañas de los candidatos Presidenciales, sin alcanzar a conectar su discurso con la crispada población mexicana, afectada por años de corrupción y negocios turbios, al amparo de la descomposición de una élite política, incapaz de autoevaluarse.

Comicios inéditos, las del 1 de julio del 2018, no sólo por el número de elegibles  en las votaciones federales, estatales y locales sino además por el espíritu antisistema que permea el corazón de las y los mexicanos. El sistema de partidos ya no representa a una sociedad civil indignada ante el perverso espectáculo que da una clase política y empresarial -de unos cuantos- que se enriquecen a costa del sufrimiento de millones que sucumben en la pobreza y el abandono.

Más de 80 millones de mexicanos podrán ejercer su derecho al voto para elegir a casi 18 mil cargos locales; 9 serán para gubernaturas: Yucatán, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Chiapas ( PVEM), Tabasco (PRD) y Veracruz (PAN), (los últimos tres estados son los peores evaluados económicamente),  629 cargos en 13 elecciones federales.2,697 cargos en 30 elecciones locales.

Además se elegirán a 500 legisladores para la Cámara de diputados,  300 mayoría simple y 200 plurinominales.  128 lugares para senadores repartidos entre mayoría relativa, primera minoría y lista nacional, y la cereza del pastel es que se votará por el presidente de la República, electo para un periodo de seis años.

El botín es grande.  El deseo de Venganza de una clase agraviada y empobrecida, es más.

El perverso y cínico juego del abuso del poder para enriquecerse y la reciente inseguridad, son factores que están  jugando en contra de los intereses de los poderosos. La gente está empoderada, busca cederle el poder al AMLOver para ver si cambia su presente y futuro. Lo consideran el hombre que en la Caverna de Platón ve, entiende y une el mundo visible y el mundo inteligible.

De no cumplirse está esperanza social, este país derivará en una violencia generalizada. Los augurios de una guerra civil son múltiples y tienen sus bases. De llegar si no cumple la expectativa López Obrador, el país será víctima de la corresponsabilidad de la sociedad en la tarea de elegir su rumbo.

No hay operación política o promesa que valga para quien todo lo ha perdido, para quien está bajo amenaza, para quien padece hambre, para quien ve que el fruto de su trabajo de años se lo llevan impunemente. Saturada de la falta de agradecimiento de los políticos que solo ven para su peculio. El voto a AMLO es la venganza de las clases agraviadas.

No hay perorata que impacte, se requieren mucho más que palabras. Más acciones reales que promesas. Más honestidad que “más de lo mismo”, para enfrentar al puntero en las encuestas. Menos circo y más sustancia. En sus esfuerzos por rebasar a AMLO, los negativos los anclan y los arrastran de reversa. Hay que soltar lastre, corruptos, sobriedades, y ser auténticos.  Es dando como recibirán, no prometiendo.

Asistimos a un relanzamiento de campaña tricolor y a una semana del suceso,  lo único realmente rescatable es alguno de los compromisos del “mero mero”, en tránsito al “chingón” candidato, ahora sí, priista, José Antonio Meade.

No hay mayores cambios más que discursos  combativos, pero siguen los mismos, los que les ponen el pie a otros para que se caigan. No hay trabajo en equipo, cada uno haciendo sus ocultos negocios bajo la campaña.  No cumplen ni su advertencia de remover a quienes tanto daño han hecho a Pepe Meade y Pepe Yunes durante estos meses.

De promesas. La idea de dotar de un mini salario a quien sostiene el modelo económico del mundo, mantenido con la esclavitud laboral de las mujeres en los hogares, es injusto. Los mil doscientos pesos que promete a amas de casa solteras, no alcanzan para cubrir ni el 50 por ciento de la canasta básica,  lo mínimo que debiera contemplar una promesa de esta naturaleza para tener un rango de justicia laboral.

Lo destacable fue la propuesta del el muro tecnológico que Pepe Meade refirió en su visita a Tijuana. Justo en la frontera donde el cuestionado presidente de EU insiste en construir una barda entre su país y el nuestro. Ahí en la “border line” Meade planteó la construcción de un muro de la más alta tecnología para proteger a México del tráfico de armas y dinero proveniente de EU. Ese programa si hubiera sido un hitazo contra la inseguridad sino hubiera sido por los yerros en la comunicación.

Sin embargo, el importante punto de inflexión discursivo para enfrentar al gran flagelo de las familias mexicanas,  no pasó de ahí. La brisa de las playas de Tijuana se llevó la novedosa propuesta. Una falla más en la tarea de comunicar tan trascendente programa. Sin duda que el temor o ineptitud en darle vuelo, hizo pasar la importante medida desapercibida, se diluyó. Ni Trump emitió un tuitazo para impugnarlo.

¿Dónde están los comunicólogos de la campaña? Por cierto ¿sabrá Antonio Meade que en sus filas existe un colaborador suyo que se atreve a amenazar e intimidar  a mujeres empresarias solo porque no se pliegan a sus deseos? Eso no se atreve hacerlo con dueños de medios de comunicación hombres. Misoginia y un talante de agresor, nos dicen otras mujeres que han tenido el mal tino de coincidir con él,  que tarde o temprano saldrá a la luz en un escándalo.

Pero lo trascendente es preguntarles ¿Dónde está el relanzamiento en su manera de comunicar?  Hay que abrir nuevos canales, centrarse en lo local. No es posible que promuevan una campaña por tierra y solo inviertan en medios nacionales para comunicar sus propuestas. Incongruencia y torpeza.

EN VERACRUZ

Igualmente sin ningún impacto que “promuevan” en medios nacionales, que no se leen en el estado de Veracruz, la encuesta  que Pepe  repunta en los momios en cuanto se puso a “pedalearle”.

No la tiene fácil el candidato tricolor ante un divido PRI,  tiene que remontar la corrupción, el incumplimiento, el robo, la bandillas de sus antecesores incrustados en su campañas- a ver que sacan  para seguir viviendo del erario- porque nunca han sabido hacer otra cosa.

La cuestionada empresa encuestadora por sus nexos con el PAN, Massive Caller, sostiene que encabeza las encuestas con 34 puntos de Miguel Ángel Yunes Márquez, segundo lugar Cuitláhuac García, de Morena, con 26 puntos,  y en tercer puesto Pepe Yunes remontó  a 19.13% de los 15 que tenía en marzo, cuando nadie lo localizaba.

Si se atiende que ISA (Investigaciones Sociales Aplicadas) ratifica la tendencia al poner a Pepe Yunes con un 25% de las preferencias del voto a Cuitláhuac con un 31 por ciento y a Yunes  Márquez con 28%). Estaríamos hablando de una elección de tercios.

El Gobernador de Veracruz informó de una recompensa de hasta 5 millones de pesos por la captura de Luis Ángel Bravo Contreras, exFiscal General, en el periodo de Javier Duarte,  por su probable intervención en la comisión del delito de desaparición forzada de personas, en la modalidad de entorpecer la investigación y apoyar a que los responsables de su comisión eludieran la acción de la justicia. ¿Por qué después de año y medio de gestión? Tufo electoral, Caja China para ocultar la ola de sangre en el Estado de Veracruz o traición. Todas buenas.